La luz pulsada es un tipo de tratamiento, similar al láser, que puede ser utilizado para tratar manchas en la piel, combatir arrugas y líneas de expresión, además de eliminar el vello no deseado en el cuerpo.

Está demostrado científicamente que es un tratamiento seguro y que su utilización no produce un aumento de las células de defensa CD4 y CD8 que se relacionan con la aparición de enfermedades y tumores.

La absorción de energía lumínica por la piel mediante la emisión de luz no coherente induce una respuesta cutánea de los fibroblastos que inician la producción progresiva de colágeno, sin dañar la piel

Depilación

La LP se utiliza para la eliminación de vello no deseado en todo el cuerpo, aunque no se recomienda su uso alrededor de los pezones y del ano, al ser zonas en las que el color de la piel es muy variable y podía provocar la aparición de manchas o de quemaduras en la piel.

Su resultado es más efectivo en personas con la piel clara y el vello oscuro, ya que cuanto más oscuro sea, se entiende que la persona tiene una mayor cantidad de melanina, que es precisamente lo que atrae la incidencia de la luz, destruyendo el folículo, lo que provoca la eliminación definitiva del vello.

Son necesarias de media unas 10 sesiones, con un intervalo de 1 mes entre ellas, para obtener un resultado satisfactorio.

Al contrario de lo que sucede en el caso de la depilación con láser, la LP no supone una depilación definitiva, sin embargo los vellos que nacen después del tratamiento, son más finos y claros, siendo más fáciles de eliminar con una simple pinza.

Manchas

La LP está indicada para remover las manchas oscuras en la piel, tanto en los casos de melasma, como de lentigo solar y mevus melanocrítico.

Su uso aclara la piel, aumentando en un 50% la cantidad de fibras de colágeno y elastina dejando la piel más firme y menos flácida, además de aumentar la presencia de pequeños vasos en la piel, mejorando la oxigenación sanguínea local, proporcionándole uniformidad a la piel, lo que hace que la persona tenga una piel más joven y bonita después del tratamiento.

Las sesiones de tratamiento deben de realizarse cada 3 o 4 semanas y durante el mismo se debe de usar diariamente un protector solar FPS 30 en el rostro, además de evitar la exposición solar directa.

Es habitual la aparición de manchas oscuras en la región tratada durante las primeras sesiones, pero tienden a desaparecer aplicando una loción calmante tras el tratamiento.

Añadir comentarios

Abrir chat
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?